Carlos Verona manda un mensaje de ánimo al niño Carles Marrahí que no ha podido acudir al Tour por una caída que sufrió en Aldaia

El corredor de Movistar Team se ha acordado del ciclista de la Escuela de la Peña La Forca de Aiacor que iba a vivir «in situ», junto a su hermano Pere, las etapas de los Pirineos de la «Grande Boucle»

“Hola Carles, ¿qué tal?. Ya me han dicho que ayer tuviste una caída e ibas a estar por aquí. Mucho ánimo, recupérate pronto y que nos podamos ver por el Tour. ¿Ánimo campeón!”. Palabras del corredor de Movistar Team, Carlos Verona, dirigidas al pequeño ciclista de la Escuela de la Peña La Forca de Aiacor, Carles Marrahí González, que tenía previsto acudir esta semana a las etapas pirenaicas de la “Grande Boucle” junto a su padre, su tío y su hermano Pere y que debido a una caída no ha podido realizar. Con todo el furgón lleno, incluidas cuatro bicicletas, se tuvo quedar en casa recuperándose de las heridas que provocaron su incidente. Al menos su hermano sí podrá contarle que ya se ha hecho fotos con Enric Mas o Jon Izagirre y le han mandado un montón de ánimos para que pronto esté de nuevo pedaleando encima de una bici. Además, las palabras de Verona lo han emocionado. Sin duda alguna los malos momentos que está viviendo son un poco más agradable con el «detallazo» del corredor madrileño de Movistar. Dicen que los ciclistas son de otra pasta y Carles también.

El pelotón del Tour de Francia 2022 vivió ayer su último día de descanso en Carcassonne, antes de afrontar a partir de hoy la tercera semana con los Pirineos como plato fuerte. Las grandes citas son la de Peyragudes, con el Val-Louron como rampa de lanzadera, y la de Hautacam, tras ascender el Aubisque Spandelles, la última con la alta montaña, el postre de los escaladores. Ese era también el menú de la familia Marrahí,  de El Palomar, con Gabriel, el padre a la cabeza, y sus hijos Carles, corredor Infantil de primer año de la Peña La Forca, y Pere, Principiante de 2. Antes de partir hacia  tierras galas, con todo el  furgón preparado,  decidieron el domingo participar en la prueba de escuelas que se organizaba en Aldaia con la mala suerte que Carles sufrió una caída y se daño el tendón rotuliano con el disco de freno y se tuvo que quedar en casa. Lo está pasando mal, apenas puede dormir de dolor mientras espera la intervención médica, pero el apoyo recibido por Verona y el resto de corredores que son sus ídolos actúan como bálsamo. Quería estar al lado de sus referencias y tendrá que esperar. «Quiere ser ciclista en el futuro y su sueño era estar aquí, verlos de cerca, pero el año que viene lo intentaremos de nuevo con él», afirma su padre, Gabriel, antes de dar las gracias «por la humanidad y cariño que nos han mostrado corredores como Enric, Jon o Carlos, que además de un gran corredor es una gran persona. Tampoco me puedo olvidar de masajistas, mecánicos y restos de miembros de los staffs que al conocer la instrahistoria de Carles le han mandado mensaje de ánimo».

Publicado por Julian

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: