Sastre, a un paso de la gloria

El ciclista abulense distancia a Evans con un ataque al pie de Alpe d’Huez, se impone en la cima y viste el ‘maillot’ amarillo del Tour 2008 (Teledeporte, 16 horas)
Sastre, de amarillo tras ganar en Alpe d´´¨Huez.

Carlos Sastre logró su segunda victoria en un Tour (la anterior fue en 2003) en la decimoséptima etapa del Tour de 2008, que separaba la localidad de Embrun y el mítico puerto alpino de Alpe d´ Huez. El abulense se convirtió en el nuevo líder del Tour. En la cima en la que ya habían ganado otros españoles, los vascos Etxabe y Mayo; de la que ya había salido vestido de amarillo un par de veces el navarro Miguel Indurain; y se vistió de líder Perico Delgado en 1988, el corredor de El Barraco daba un paso de gigante para adjudicarse la “Grande Boucle”. 

No hubo tiempo ni para marcajes. Nada más empezar la ascensión, arrancó Sastre con fuerza. Le siguió Menchov (Rabobank). Tras ellos, Evans, con la gasolina justa, respondió y neutralizó el primer envite de Sastre. Al segundo, no salió nadie. Quedaban más de diez kilómetros para la meta. El corredor castellano fue abriendo hueco consciente de que estaba ante su gran oportunidad. Un tiro, un muerto. Dieciocho segundos. Veinte. Treinta. Con 8,5 kilómetros por delante ya era líder virtual del Tour, pese a los tirones de la familia Schleck. Llegó Bjarne Riis, director del CSC, dio dos voces y los Schleck dejaron de jugar al tira y afloja.

Sastre aventajó en la meta de Alpe d’Huez con dos minutos y trece segundos de margen sobre el grupo de Valverde -que entró en meta cuarto- y el anterior líder, Frank Schleck y un par de segundos más sobre el australiano Evans y el ruso Menchov. Sastre era líder con 1′ 24″ sobre su compañero Frank Schleck, 1′ 33″ sobre el austriaco Kohl y 1′ 34″ sobre el australiano Cadel Evans.

De esta forma, el abulense respondió a la pregunta que había en el ambiente del autobús de su equipo: ¿cómo decidir quién es el líder del equipo entre uno que va de amarillo y otro al que se sabe que es más fuerte sin romper la armonía del grupo? El primer paso lo dio Sastre porque hubiera sido para “matar” a más de uno que el equipo más fuerte no se llevara el premio más importante. El español reconoció en sala de Prensa que antes de pasar a la acción le gritó al mayor de los Schleck que se iba. Y Frank, su hermano Andy, Evans y todos los demás se quedaron. “Habíamos pensado en ese tipo de ataque en el autocar”, explicó el español, que agradeció a Riis y a los hermanos Schleck haberle dado la libertad para escaparse. “La idea era que el que se encontrara mejor de los dos y se diera cuenta de que podía marcar las diferencias, que atacara sin pensárselo”, comentó Riis. Una bala, un muerto.

Hoy en Teledeporte:

 16:00      TOUR DE FRANCIA 2008 17ª ETAPA: EMBRUN – ALPE D’HUEZ

Publicado por Julian

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: