Josep Tomàs, Brocar Alé, ya está en la mesa de los mejores tras un temporada 2022 de crecimiento en la sombra

Josep Tomàs, a la izquierda, junto a tres compañeros de escuadra.

Josep Tomàs  (13-10-2001) ha puesto el punto y final a su tercera campaña en la categoría amateur en la que ha ido creciendo como ciclista y ya se encuentra en la mesa de los mejores. Parece que fue ayer cuando el corredor alicantino vestía el maillot del Giménez Ganga Primoti en la categoría júnior y ya lleva tres campañas en el campo amateur con la escuadra élite y sub 23 de la Fundación Benicadell. “Está temporada fue la más corta y la más larga de mi carrera creo yo. La más corta porque después de pelear dos años, al fin pude estar con los mejores en la mayoría de las carreras; y cuando uno disfruta, el tiempo pasa rápido. La más larga porque fue la más prolongada, empezamos a correr en febrero y terminamos en octubre; me gusta correr y no lo puedo negar”, señala el ciclista del Brocar Alé.

Los mejores resultados de esta campaña del corredor de Muro de Alcoy han sido: Séptimo en la general  de la Vuelta a Toledo y en la cuarta etapa de la Vuelta a Madrid Sub 23; novena plaza en el  Criterium de Lorca; y undécimo, en la Clásica Pascua-Padrón. “Al final del año me quedo yo con el 11° puesto en Padrón y el 20° en la prueba de Vigo de la Copa España. Resultados que espero mejorar al año que viene con la Fundación Benicadell”, dice.

Josep Tomàs, en su segundo año como sub 23, ya dejó claro que tiene argumentos para ser ciclista. En 2021 estrenó su palmarés en el campo amateur en el Gran Premio de las Azores-Volta a Sao Miguel, competición en la que ganó la primera etapa y fue dos días de líderes. Estuvo a tan sólo doscientos metros de ganar la general, en la que al final terminó quinto y se llevó el maillot de primer joven. Lució en  el Campeonato de España de ruta celebrado en La Nucía con el maillot de la Selección Autonómica de la Comunitat siendo un corredor importante para Kike Gutiérrez,  el técnico de la FCCV. En 2022  ha seguido progresando en ese trabajo en la sombra en la que un ciclista va cogiendo el poso que lo lleva a comer en la misma mesa en la que se sientan los mejores. No cabe duda que 2023 será clave en esa evolución y sus presencias en los podios van a ser muy asiduas. Cuenta con piernas y cabeza para ello y su cocción está siendo a fuego lento, como se cocina una paella.

Publicado por Julian

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: