GUÍA PARA SOBREVIVIR AL CONFINAMIENTO

JORDI REÑÉ. Entrenador personal de Felipe Orts desde 2013.

COVID-19 y SUS EFECTOS SOBRE EL ENTRENAMIENTO CICLISTA

La irrupción del virus COVID-19 y el confinamiento obligado, por decreto gubernamental al cual los deportistas están sujetos desde hace unos días, ha conllevado importantes alteraciones en la planificación y desarrollo de su proceso de entrenamiento.

En el caso del colectivo ciclista, estas alteraciones afectan de forma muy importante sus hábitos de entrenamiento, aunque “tirando de imaginación” y con una actitud positiva, esperamos transformar un gran problema en una oportunidad para trabajar aspectos comúnmente olvidados o menos motivantes para el ciclista.

De todos es conocida mi fijación por el trabajo de FUERZA, que considero el factor mas relevante del rendimiento ciclista contemporáneo. Pues bien, este tipo de trabajo, que a menudo se realiza en interiores y que al ciclista mayoritariamente le cuesta realizar, será el que ahora centralizará nuestros esfuerzos y de donde podemos sacar importantes réditos en el futuro.

Para ello necesitamos de un mínimo material en casa : TRX, mancuernas, bosu, gomas, etc. que nos permita realizar una variedad de trabajos e intensidades tanto a nivel de tren superior como inferior y sobre todo a nivel de core. Una correcta progresión de volúmenes (número de series/repeticiones) e intensidades de trabajo (peso a movilizar, dificultad motriz del movimiento) pautadas por un profesional hará el resto.

Tampoco debemos olvidar el trabajo complementario de FLEXIBILIDAD y tonificación muscular con la realización de ejercicios de stretching, sesiones de yoga o la utilización del foam roller.

Obviamente, también seguiremos con el trabajo específico de bicicleta con la utilización del RODILLO. Aunque yo entiendo esta actividad como un trabajo de mantenimiento y de liberación psicológica más que como un objetivo de mejora del rendimiento propiamente dicho. Realizaremos sesiones de 1:30h-2h máximo (a mayores volúmenes el nivel de deshidratación y economía del movimiento se ven seriamente afectados) en una sola sesión o hasta tres horas de trabajo específico de rodillo si lo partimos en sesiones de mañana y tarde. Las intensidades de trabajo no serán elevadas (entre z2-z3) con alguna serie media-larga a algo mas de intensidad y/o series muy cortas explosivas en entrenamientos muy puntuales, para mantener activo nuestro organismo hasta la vuelta de las ansiadas competiciones.

Finalmente, la fortaleza mental también debe ser un factor a trabajar. Habrá que replantear objetivos, readaptar planificaciones y ser ágiles en el momento de acertar con estos 2 factores. El entrenador y ciclistas que sean capaces de conseguirlo (y que previamente hayan aprovechado este periodo de confinamiento) serán los que obtendrán ventaja en la, esperemos cercana, fase POST-COVID-19 !!

Publicado por Julian

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: